ayer fue engraçado
me lancei na estrada
agarré un táxi
le pedí ao cara que me llevara
hasta la vista más linda de caracas
y, después de dos horas dando voltas pela cidade,
no sé si por dúvida
o pra aumentar todo el trajeto
me dejó en la porta de mi cuarto.
abrí devagar
y divagando estabas
ahí deitada na minha cama
y - no sé como el taxista sabía y tampoco sabré - que,
por supuesto,
esa era la vista mais linda
de toda la capital de venezuela
era solo tú
en mi cama
sobre os lençóis
embaixo das cobijas
era solo tú
só era